La portavoz de Adelante Andalucía afirma que “la intención del Gobierno andaluz desde un principio fue dejar fuera de las medidas de emergencia del Covid-19 los servicios de comedor escolar y los hechos así nos lo demuestran”

La portavoz de Adelante Andalucía y responsable de Política Institucional de IU Andalucía, Inmaculada Nieto, ha calificado de “bochornosa” la gestión de la Junta de Andalucía del Programa de Garantía Alimentaria por el que se ofrecen tres comidas diarias a niños andaluces y que “ha dejado fuera de este programa de manera totalmente injustificada a miles de niños de la provincia y del resto de la comunidad, además de provocar una situación laboral indeseada en los comedores escolares y en las aulas matinales de los centros, al no garantizar el sustento económico a las empresas que les permita mantener los puestos de trabajo”.

La parlamentaria andaluza por Cádiz recuerda que “ya cuando comenzaron las medidas iniciales del confinamiento, en el primer decreto de la Junta se suprimían los servicios de comedores y fue gracias a la implicación de Adelante Andalucía, Izquierda Unida y los sindicatos, cuando se logró que se incluyera este servicio y se financiaran los contratos de las plantillas concesionarias de servicios externalizados de la Junta durante la crisis del Covid-19 –a través del Decreto-Ley de 17 de marzo-, pero la realidad es que la Junta ha terminado incumpliendo, no paga estos servicios y cientos de empresas se ven abocadas a presentar ERTEs que afectarán a unos 15.000 trabadores en toda Andalucía, además de que miles de familia no podrán acceder a un programa que suponía la garantía de una buena alimentación diaria para sus hijos en edad escolar”. Para Nieto, “esta inoperancia de la Junta va a llevar a que se tenga que asumir del erario público el coste de unos ERTEs no justificados y que correrán a cargo del Gobierno central, así como de los ayuntamientos, que tendrán que emplear en la atención a las familias que han quedado fuera de estos servicios partidas que podrían ir a otras necesidades sociales, y todo esto, mientras la Junta no cumple con unos servicios que ya tenían su consignación presupuestaria en los presupuestos andaluces”.

La responsable de IU afirma que “ante esta situación, volvemos a la intención inicial de la Junta de Andalucía, que desde un principio quiso suprimir el servicio de comedor. Se han generado expectativas entre las familias y en las empresas que se encargan de estos servicios y ahora se les está dejando en la estacada, por lo que el Gobierno de la Junta debe rectificar de manera inmediata, garantizar la entrada en el programa de Garantía Alimentaria de todas las familias que se han quedado fuera y abonar el pago a las empresas que gestionan los comedores escolares y las aulas matinales en la provincia de Cádiz y en el resto de Andalucía.

Para Nieto, es “inaceptable que el Gobierno andaluz deje en el aire la situación laboral de miles de trabajadores de estos servicios, ocupados en su mayoría por mujeres contratadas a pocas horas y con salarios muy bajos”.

Share Button

Comments are closed.