Izquierda Unida llevará mañana al Parlamento andaluz la situación de la desembocadura del río Guadiaro en el municipio gaditano de San Roque y la falta de actuaciones para lograr evitar los continuos bloqueos del río ante la acumulación de sedimentos y arena en su desembocadura y los consecuentes efectos negativos sobre el ecosistema del citado cauce fluvial.

Así, la parlamentaria andaluza de IU por Cádiz, Inmaculada Nieto, registró una pregunta dirigida al consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, de cara a conocer la valoración de dicha Consejería sobre esta situación de bloqueo que sufre la desembocadura del Guadiaro, las actuaciones que se están llevando a cabo para solventar este problema y sus consecuencias medioambientales. De igual forma, Nieto incluye en la iniciativa la posibilidad de que “más allá de las disputas sobre el marco competencial de las actuaciones necesarias”, si se ha valorado desde Medio Ambiente “la posibilidad de prospectar un acuerdo entre administraciones para abordar de manera coordinada una solución al mencionado problema de bloqueo de la desembocadura”.

La parlamentaria de IU por Cádiz critica que “por una guerra de competencias, la realidad es que la solución a este grave problema no puede quedar a expensas de la sensibilidad de la ciudadanía que va a la zona con palas a retirar arena; es necesario que la Junta de Andalucía tome cartas en el asunto, promueva algún tipo de acuerdo con el Gobierno central o lleve a cabo las actuaciones necesarias, pero no podemos seguir permitiendo las consecuencias medioambientales que provoca esta situación”.

Nieto recuerda que en respuesta a la pregunta planteada en el Congreso de los Diputados por la diputada de IU, Eva García Sempere, sobre las actuaciones del Gobierno central para evitar esta situación, el Ejecutivo central apuntaba que las necesarias actuaciones para evitar “el confinamiento de la fauna piscícola, que pudiera, en su caso, padecer mortandades por anoxia ante la falta de la renovación de las aguas”, se trataría de “una cuestión de carácter medioambiental, competencia que ostenta la Junta de Andalucía”. Asimismo, apuntaba que el problema detectado en la desembocadura del Guadiaro, “es un fenómeno natural, recurrente y esperado que se ocasiona por el fuerte estiaje de estos ríos y por el efecto del oleaje costero. Estos cierres viene produciéndose desde hace miles de años y forman parte de su normal comportamiento. Es decir, no se trata de un fenómeno artificial ni causado por la acción humana que sea preciso reparar”.

La respuesta del Gobierno señalaba igualmente, que ante estos hechos, “no existe ningún problema de índole litoral o de protección de la costa que requiera la actuación de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente”. Tras recordar las competencias de la Junta en este tipo de actuaciones, la respuesta del Gobierno incluye una excepción para actuar en esta zona, de manera que en anteriores ocasiones se ha retirado arena de la desembocadura del Guadiaro por pare de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, con la finalidad de “la obtención del material para la regeneración de playas de San Roque” y advierte, “en este sentido, se indica que a las pocas semanas de realizar la extracción de arena, el cauce se cerró nuevamente debido, como se indica, a la falta de caudal del río”. Según el Gobierno, “se trata de una actuación que es competencia de la Junta de Andalucía y no se considera necesario promover un acuerdo entre Administraciones para abordar de manera coordinada una solución”.

(Imagen: publicada en periódico Europa Sur de voluntarios retirando arena en la desembocadura del Guadiaro el pasado verano)

Share Button
Etiquetas:
 

Comments are closed.